– Fácil de manejar por su peso y flexibilidad.
– Genera una sombra uniforme.
– Sus porcentajes de sombra pueden ir desde el 50 hasta el 90%.
– Ofrece la luminosidad adecuada para cada cultivo.
– Permite el ahorro de energía calorífica y agua en túneles e invernaderos.
– Mantiene el clima ideal.
– Protege contra vientos y heladas.
– No sufre de corrosión, no se pudre y resiste a ácidos y productos fitosanitarios.

En mallas Rachel y todo tipo de lonas.